La hora actual es:

Translate

lunes, julio 14, 2014

¿Cuándo tomaremos La Bastilla? Arturo Neimanis

¿Cuándo tomaremos La Bastilla?
Arturo Neimanis

La Revolución Francesa es uno de los hechos más importantes de la historia, ya que hizo entrar al mundo en una nueva era, es el símbolo de la revolución.  La Bastilla representaba la monarquía absoluta y el antiguo régimen, además de servir como prisión para los enemigos del rey. A las 8 de la mañana del 15 de julio de 1789, en el Palacio de Versalles, en el momento de su despertar, el duque de Rochefoucauld-Liancourt informó a Luis XVI de la toma de la Bastilla ocurrida el día anterior.

- "Pero ¿es una rebelión?" preguntó Luis XVI.
- "No, señor, no es una rebelión, es una revolución." respondió el duque.

Doscientos veinticinco años más tarde y “embarcados” por otra revolución, la del siglo XXI, no puedo dejar de envidiar a esos seiscientos treinta hombres que aquel 14 de Julio de 1789, empujados más por la histeria de las masas que por convencimiento ideológico, acabaron con un recinto prisión emblemático que habría de pasar a la posteridad como un símbolo de Libertad. Y digo envidiar porque aunque ellos no lo sabían, estaban escribiendo la historia, asentaron en sus páginas lo que habría de ser el ideal libertario que sacudiría al mundo entero y cuyas repercusiones han llegado incluso a nuestros días.

Hoy, 14 de julio de 2014, nosotros los venezolanos nos encontramos frente a una encrucijada histórica y de nuestro quehacer dependerá lo que a futuro los libros dirán acerca de este tiempo.

¿Seremos recordados por la historia como lobos o como corderos?
 ¿Permitiremos que continúe la monarquía absoluta de nuestros gobernantes isleños?
¿Asumiremos nuestro momento y daremos un paso al frente para salir de la ignominia en la que estamos viviendo?

Ya los franceses cumplieron. Y Nosotros, ¿Cuándo tomaremos La Bastilla?


Arturo Neimanis

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Tus comentarios, buenos o malos, siempre serán bien recibidos, mientras sean bien intencionados. Me reservo el derecho de suprimirlos cuando así lo crea necesario, bien sea por cuestiones legales, porque ofendan nuestro lenguaje o por simple sentido común.