La hora actual es:

Translate

sábado, julio 12, 2014

Sombras del Paraíso Arturo Neimanis Capítulo XXI: Las puertas del Infierno



Julio 12, 2014

Sombras del Paraíso
por: Arturo Neimanis

CAPITULO XXI
Las puertas del Infierno

“Recuerda que en cada momento tú tienes la elección de estar en el cielo o en el infierno. Si no eres consciente estás en el infierno. Depende de ti.” (Hakuin, El Maestro Zen)

“El infierno y el cielo están dentro de ti. Ambas puertas están dentro de ti. La mente es el cielo, la mente es el infierno, y la mente tiene la capacidad de convertirse en ambos. El cielo y el infierno no están al final de la vida, están aquí y ahora... en un solo instante puedes ir del infierno al cielo o del cielo al infierno.” (Raíces y Alas, El Maestro Zen)

El infierno ha sido llamado de muy variadas formas según la cultura, Helheim para los nórdicos, Gehena el purgatorio judío, infierno por los cristianos, Averno según los griegos, Xibalbá para los mayas, sin embargo en cada cultura existían variaciones sobre lo que significaba o en qué condiciones entraban las almas. Las puertas del infierno, de acuerdo con la mitología y algunas religiones, representan el acceso a ese inframundo entrando desde el nuestro. Jamás se han encontrado ni se ha demostrado su existencia en absoluto. Sin embargo, existen multitud de creencias religiosas y leyendas al respecto. Clásicos como “La divina comedia” señalan que el infierno está en un cercano inframundo, un mundo subterráneo y cruel, y que en la superficie de la Tierra hay puertas que son lugares de entrada (y en algunos casos de ominosa salida) a los estratificados territorios de eterno castigo que son gobernados por los demonios. Hay sorprendentes puntos en común entre las creencias más diversas, en los lugares más distantes del planeta.

La idea de acceder al inframundo desde el mundo terrenal es muy antigua. Ya se cuenta en la leyenda de Orfeo que fue allí para buscar a su esposa Eurícide. La cultura clásica situó las puertas del infierno en varios lugares. La cultura hebrea habla de la entrada al valle del hijo de Hinom, al sudeste de Jerusalén. Griegos y romanos le daban el nombre de Averno. En esas culturas se decía que la puerta del infierno se encontraba cerca de la ciudad de Hierápolis, en la actual Turquía. Estrabón escribió que la puerta estaba rodeada de vapores malignos, lo cual encaja con una gruta con aparentes construcciones rituales encontrada en 2013 en Pamukkale por arqueólogos italianos. En la mitología griega el infierno estaba regentado por Hades y sus puertas estaban guardadas por el perro de los cerberos, el can cerberos, que tenía varias cabezas.

En Nicaragua, a 20 kilómetros de Managua, está el volcán en activo de Masaya, que los nativos consideraban una entrada al infierno. En el siglo XVI, acompañé a los frailes españoles que llegaron al lugar y bajaron hasta la propia fosa del volcán, y al ver el espectáculo de un volcán activo, confirmando las creencias nativas pensaron que aquel lugar debía ser una entrada física hacia el infierno. Los frailes colocaron una enorme cruz al borde del cráter. Quinientos años después, aún sigue ahí, conocida como Cruz de Bobadilla.

Sin embargo, tal proliferación de entradas al infierno no hizo más que acrecentar mi desconfianza acerca de su veracidad. Ya en conocimiento de las muy poderosas fuerzas cósmicas que estaban detrás de las sombras, no dejo de intrigarme ¿Por qué se toman tantas molestias para ocultar su presencia?, además, ¿Siendo que todos los seres del planeta comparten, al menos a nivel genético, tantas cosas, como es que el desarrollo cultural de África, Europa y Asia fue tan diferente del de América? Somos capaces de seguir la historia del hombre a través de un periodo que abarca miles de años, pero eso no aplica para el continente americano, allí tenemos lagunas de conocimiento inmensas. ¿Por qué? Estoy convencido, después de desentrañar el contenido del manuscrito, que las sombras se replegaron en este continente y ex profeso apartaron la atención del mundo en otras direcciones. El país de las sombras está ante los ojos de todos y nadie logra verlo. A mí mismo me ha tomado siglos percatarme de su existencia.

Siempre que me he encontrado en la cercanía de un ser de las sombras, he podido sentir como representan todo lo contrario de aquellos que marcan la historia e incluso la cambian con destellos de una luz indescriptible que emana de su interior. En las sombras hay un denominador común, una profunda voluntad de dominio, que en el caso de Hitler por ejemplo, empujo a la humanidad a la primera guerra verdaderamente planetaria y que marcó la historia de manera imborrable.

Acá quiero hacer una acotación sobre un hecho del cual no he hecho mención hasta ahora, hay momentos históricos inmutables, están como anclados en el tiempo, los llamo los nudos de la historia ya que una vez que han sido enlazados, no es posible desanudarlos para buscar un cauce diferente a los hechos. Algo así como la experiencia vivida por el guardián con Gandhi y Hitler.

También he podido percibir que hay sombras más intensas que otras, así como hay personas cuya luz interior es mayor. Un ejemplo lo tuve en una ocasión, previa a la guerra, estando cerca de Mussolini y de Hitler en una aparición pública de ambos. Mientras que Mussolini me pareció simplemente humano, obscuro sí, pero humano. Hitler en cambio parecía tener un vínculo especialmente tenebroso rodeándole. Stalin, otra sombra muy intensa, aún más que el propio Hitler, una encarnación titánica y malévola, un ser hambriento de poder, sin consciencia, casi diría que sin alma.

Después de leer el manuscrito he dedicado muchísimo tiempo al continente americano y es asombrosa la cantidad de sombras que me he encontrado en casi todos los países, solo Costa Rica y Canadá están relativamente libres de ellas, pero, y he allí lo importante, ninguna de ellas es de primer orden, son caracteres sombríos, ciertamente, pero no son decisores del hecho histórico. Algo que he aprendido de los nudos de la historia, es que para bien o para mal, están signados por las personas que en ellos intervienen, los veo como altavoces que amplifican los inaudibles susurros del alma de los pueblos, repito, para bien o para mal.

Creo que el mandato original mencionado en el manuscrito, se encuentra firmemente incrustado en todos los seres de la creación, caídos o no, dicho mandato los empuja hacia la luz, no hacia la obscuridad. Si las sombras se mostrasen abiertamente, ese mismo mandato les forzaría a retraerse en sus intenciones para con la raza humana. La única manera de lograr su objetivo es tratar de engañar al hombre común para que en vez de responder a su naturaleza, actúe en contra de ella, siguiendo el camino que las sombras desean que sigan.

Dudo de la veracidad con respecto a la ubicación de las puertas del infierno mas no dudo de su existencia. Para comprender correctamente este concepto tenemos que diferenciar primero entre dimensiones físicas y dimensiones espacio-temporales. Según lo dicho en el manuscrito, coexisten cinco realidades paralelas, tan físicas como esta en la que nos encontramos, pero a la vez tan imperceptibles para nuestros sentidos como el sonido de un silbato para perros.

Las que se encuentran en el mismo espacio pero en distinto tiempo, son dimensiones temporales. Las que se encuentran en el mismo tiempo pero en diferente espacio son dimensiones espaciales. (Demonios y Ángeles).

Desde tiempos inmemoriales se conocen lugares específicos como Stonehenge y formas de abrir puertas por donde comunicarse y hasta poder acceder a estas dimensiones. Chamanes, brujos y sacerdotes se reservaron el secreto de sus llaves durante milenios. Estas son realmente las verdaderas puertas del infierno. Imagínenos una puerta principal que da acceso al pasillo de un hotel, a derecha e izquierda de ese pasillo están las que permiten entrar a distintas habitaciones, para ingresar primero al pasillo necesitamos la llave de la puerta del mismo, esa llave tiene una cerradura electrónica que trabaja con un código que tenemos que ingresar en un teclado, pero aparte para poder ingresarlo primero tenemos  que estar registrados en una base de datos del hotel, que se comprueba mediante la identificación del iris de nuestros ojos. El hotel es la realidad general. Las puertas de las habitaciones son la entrada a las distintas dimensiones espacio-temporales. El pasillo que recorremos es el portal dimensional. La puerta de acceso al pasillo es el lugar físico por donde ingresamos. La llave es el ritual. El código son los movimientos, cánticos, posturas, símbolos y oraciones del ritual. La identificación del iris en la base de datos, es su cuarto de control, el centro de consciencia universal. Cuando abrimos la puerta queda libre la entrada y salida de cualquier tipo de entidad (luces o sombras) que las habitan.

Hay dos formas de abrir estas puertas, una natural y otra artificial. La natural es por medio de nosotros, esto es posible porque nuestra genética está formada en parte por la del Guardián, estoy seguro que él y no El Artista es nuestro creador, quien tiene esta facultad natural sin necesidad de rito alguno, pues las energías que nosotros producimos con el ritual, el las tiene y maneja naturalmente. Eso es lo que le permite ir adelante y atrás en el tiempo.

La artificial es por medio de la tecnología, que produce esas energías sin necesidad del rito. El gran colisionador de hadrones del acelerador de partículas del CERN (Organización Europea para la Investigación Nuclear) cuyo verdadero propósito no fue solo la búsqueda del bosón de Higgs, sino también la de abrir un portal dimensional permanente, lo cual ya ocurrió en Yemen en el golfo de Adén con consecuencias todavía impredecibles.

Por las puertas dimensionales naturales entran y salen energías conscientes en estado vibracional no físico, pero por medio de las artificiales pueden entrar y salir no sólo entidades en forma de energía sino también en estado físico. Lewis Carroll lo vislumbró, tal vez porque él mismo fue también una llave de acceso involuntaria de las sombras y conoció la dimensión de Alicia en el país de las maravillas.

Algo que no es muy conocido, en honor a la diosa Wadjet, muy poderosa y temida en el antiguo Egipto, se produce la conmemoración religiosa más antigua registrada en la historia, originalmente se llamó “Yendo Adelante por Wadjet”, fue celebrada por miles de años, bajo demasiados nombres como para contarlos, el 25 de diciembre, pero que hoy la conocemos en todo el mundo como Navidad.

Así que, conforme se acerca la Navidad, de nuevo, en un mundo que va enloqueciendo con la guerra y el gusto por la muerte, y mientras la humanidad se resiste bajo el yugo tiránico de las sombras que los esclavizan cada vez más y más con cada día que pasa, mientras demasiadas señales, comienzan a aparecer frente a nosotros, sólo me queda preguntarme ¿que más está por venir?

Continuará...

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Tus comentarios, buenos o malos, siempre serán bien recibidos, mientras sean bien intencionados. Me reservo el derecho de suprimirlos cuando así lo crea necesario, bien sea por cuestiones legales, porque ofendan nuestro lenguaje o por simple sentido común.