La hora actual es:

Translate

viernes, agosto 01, 2014

El Mundo al Revés - Arturo Neimanis


El Mundo al Revés
Por: Arturo Neimanis

Aquella que sin ningún pundonor aceptó la cuantiosa herencia que no podría justificar como su padre la obtuvo y con aun más desparpajo recibió las llaves de una ciudad, imagino que para no verse en la necesidad de violentar la puerta a la hora de robarla, dicen que ahora quiere ser presidente, con chance de ganar, no lo dudo, en este nuevo mundo podría pasar.

Desde los tiempos de puente Llaguno, cuando los criminales fueron condecorados y los héroes encarcelados, venimos viviendo en otra dimensión, un mundo al revés donde lo negro es blanco y el blanco se viste de luto.

Me imagino que con el tiempo, para encontrar trabajo se exigirá no haber culminado la escuela primaria y que aquel que ostente un título universitario sólo podrá aspirar a trabajar en el aseo urbano. Tal vez si tiene suerte pueda laborar como taxista mientras el chofer hace de presidente.

Aquellos a los que se les compruebe dominio de la lengua y la gramática no podrán ser empleados como educadores mientras que cualquier ignaro, aspirará a la cartera del ministerio en cuestión.

Los bandidos, asesinos y asaltantes de caminos pululan por las calles, mientras sus víctimas languidecen en las cárceles, donde han sido enviados por jueces con prontuario en vez de currículo.

Para obtener el beneficio de la libertad, basta con la promesa de delinquir. La mejor forma de proteger a los inocentes es sacarlos de las calles, están más seguros en las sombras de un calabozo.

En materia de leyes, mientras más malo, pues simplemente es mejor, no importa lo estudiado, sólo hace falta un buen pasado criminal.

Los gerentes hacen los recados mientras que los recaderos gerencian a la nación, si eres economista no eres apto para manejar los dineros del país.

Y ya que hablamos de dinero, ser honrado es ahora un delito, si aspiras a un cargo, mientras más ladrón seas más oportunidad tendrás de lograrlo. Eso sí, nada de egoísmo, todos tienen derecho a robar.

Ni hablar de imparcialidad, si quieres regir el ente comicial, lo primero es proclamarte adepto al gobierno, la neutralidad se paga, incluso con prisión.

La patria soberana, es ahora, aquella que vive más allá de nuestras fronteras, en una isla que agonizaba, pero que al son de hoy, decide nuestras vidas.

En el país de las fantasías, en el que viven los usurpadores de la cuna de Bolívar, los héroes han sido convertidos en villanos y estos a su vez, en personajes de leyenda. Mientras que alaban a su Hitler no dudaran en condenar a Gandhi.

Yo digo que todo esto es producto de la revolución, pero de seguro no ha de faltar algún revolucionario filósofo que me contradiga, diciendo que simplemente no es el mundo que está al revés, somos nosotros que vivimos de retroceso.

Arturo Neimanis




No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Tus comentarios, buenos o malos, siempre serán bien recibidos, mientras sean bien intencionados. Me reservo el derecho de suprimirlos cuando así lo crea necesario, bien sea por cuestiones legales, porque ofendan nuestro lenguaje o por simple sentido común.