La hora actual es:

Translate

lunes, agosto 11, 2014

Éramos Felices - Arturo Neimanis


Éramos Felices
Por Arturo Neimanis

Éramos felices y lo peor es que algunos lo sabíamos.

Corría el año 1.998, El Supremo (destructor) estaba en la cresta de la popularidad poco antes de las elecciones y muchos pensaban, yo no entre ellos, que nada podía ser peor que lo que estábamos viviendo en aquellos días.

Había un grupo, como siempre, añorando una cachucha que pusiera orden en el país, los más, indiferentes, alegaban su eterno si no trabajo no como y unos pocos, demasiado pocos quizá, decíamos que no estábamos en el fondo del abismo sino al borde de un precipicio histórico.

En aquellos días, no nos equivocamos cuando presagiábamos que Hugo Chávez Frías no le traería nada bueno al país, estábamos claros en cuál de las dos visiones que de él tenía García Márquez, era la que realmente nos esperaba a la vuelta de la esquina; descubrimos, de la peor manera, que efectivamente éramos felices en el 98 aún sin saberlo y que si, si podía haber algo peor para nosotros en el futuro.

Es así como el inexorable tiempo nos llevó hasta ese diciembre del 2.012, con un país en ruinas, una economía destrozada y buena parte de un pueblo decepcionado, para la fecha, me encontraba en la ciudad de Shenzhen en China y allá todos, incluso el chinito que trabajaba en la portería del edificio en el que me alojaba, sabían que el presidente de mi país hacia días que había muerto, aún faltaban más de tres meses para que lo reconocieran públicamente, y pobre de mí, caí en la trampa de la historia y me dije que ya habíamos tocado fondo, que el futuro debía ser mejor a partir de ese momento.

Éramos felices e incluso yo lo ignoraba.

En Marzo del 2.013 volví a mi país con renovadas esperanzas en los cambios que seguramente debían darse después que resolvieran el “patuque” que ellos mismos crearon al diferir la noticia de la muerte del ignaro.

La creencia en que nada podía ser peor que lo ya vivido del 98 hasta el 2012 nublo mi entendimiento y comencé a pensar que si era posible ser feliz en mi propio terruño. Terrible equivocación que todos sufrimos ahogados por las decisiones del pre saliente heredero del fundador de la primera dinastía roja de este lado de Los Andes, equivocación que hace que muchos vuelvan a caer en la falsa teoría que lo peor ya ha pasado.

¡Alto!, que no se repita la historia, aún podemos hundirnos más.

Mientras no nos sacudamos el yugo cubano que desangra las arcas de la Nación, mientras no se abra la luz del entendimiento a los todavía numerosos seguidores del gran estafador, mientras no dejemos de esperar que el estado haga algo por nosotros y comencemos nosotros a hacer algo por el estado, mientras todo esto siga igual, corremos el riesgo mañana, de descubrir que incluso esto que hoy vivimos, era mejor y que, tal vez nos toque decir, éramos felices aunque era bien difícil saberlo.


Arturo Neimanis

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Tus comentarios, buenos o malos, siempre serán bien recibidos, mientras sean bien intencionados. Me reservo el derecho de suprimirlos cuando así lo crea necesario, bien sea por cuestiones legales, porque ofendan nuestro lenguaje o por simple sentido común.