La hora actual es:

Translate

miércoles, noviembre 05, 2014

Techos de Cartón - Arturo Neimanis


Qué triste, se oye la lluvia en los techos de cartón, qué triste vive mi gente en las casas de cartón. Viene bajando el obrero, casi arrastrando los pasos por el peso del sufrir. ¡Mira que es mucho el sufrir!, ¡mira que pesa el sufrir!”  (Alí Primera)

Desde el mismo momento en que el Supremo (destructor) se encumbró en la cima del poder, se apoderó como suya de toda la discografía de Alí Primera, no hubo acto público que no estuviera matizado con los compases de alguna de sus melodías.

Jugaron con las pasiones, sueños e ideales de muchos prometiendo imposibles, se aprovecharon de su miseria, omitiendo toda razón o lógica en la toma de decisiones… Jugaron con la necesidad de un país para imponer su dictadura. Todo ello, simplemente, condujo a este desastre.

Arriba, deja la mujer preñada. Abajo está la ciudad y se pierde en su maraña. Hoy es lo mismo que ayer, es su vida sin mañana. Ahí cae la lluvia, viene, viene el sufrimiento, pero si la lluvia pasa, ¿cuándo pasa el sufrimiento? ¿Cuándo viene la esperanza?

Los techos, más de quince años más tarde, siguen siendo de cartón, sus habitantes siguen viviendo vidas sin mañana. Sólo promesas vacías, palabras al viento, han quedado para el recuerdo. Ya ni siquiera queda el consuelo de la esperanza. Pero ellos, siguen prometiendo lo que algún día van a hacer, como si acabaran de llegar al poder.

Apoyados en la miseria de nuestra patria, ellos visten bien, comen aún mejor, viajan en primera clase para ir a cenar en Nueva York, propina incluida. Se codean con los artistas, los ricos y famosos, todo con dinero que no les pertenece. No hacen colas para obtener un pasaporte o comprar un desodorante, un litro de leche o un frasco de aceite, todo ello gracias a que Chávez llegó al poder. Su verdadero amor es la multiplicación de la pobreza, haciendo que la propagación de la miseria les permita, seguir recibiendo un voto a cambio del diario sustento. CADIVI no se hizo para ellos, no señor, eso es para los techos de cartón.

Niños color de mi tierra con sus mismas cicatrices, millonarios de lombrices. Y, por eso: qué tristes viven los niños en las casas de cartón, qué alegres viven los perros casa del explotador. Usted no lo va a creer, pero hay escuelas de perros, y les dan educación pa' que no muerdan los diarios, pero el patrón, hace años, muchos años, que está mordiendo al obrero.”

¿Cómo olvidar los selfies de la reina del arroz, princesa heredera del ungido del diablo, con sus adorables perritos? ¿Cómo ignorar la sacrificada vida de la niñera en París, Bariloche o Sao Paulo? Fotografiándose con los  famosos, volando en avión privado y degustando suculencias para el paladar. Las penurias del racionamiento no se hicieron para ellos, no señor, eso queda para los techos de cartón.


Estoy seguro que Alí Primera debe estar revolcándose en su tumba con el uso que han dado a su música, de estar vivo, seguiría entonando su canción “Qué triste se oye la lluvia en las casas de cartón, qué lejos pasa la esperanza en los techos de cartón”.
Arturo Neimanis

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Tus comentarios, buenos o malos, siempre serán bien recibidos, mientras sean bien intencionados. Me reservo el derecho de suprimirlos cuando así lo crea necesario, bien sea por cuestiones legales, porque ofendan nuestro lenguaje o por simple sentido común.