La hora actual es:

Translate

jueves, enero 22, 2015

El “plan” Maduro: “Dios proveerá” - Damian Prat


¿Tan intenso es el pleito interno y las zancadillas en el gobierno, que no hubo forma de ponerse de acuerdo entre ellos para presentar el “anunciado” plan “de recuperación económica”?. 

Es decir: ¿no hay plan?. ¿Ni bueno, ni regular ni malo?. ¿Acaso es que no saben que hacer? 

Por eso, luego de las muy largas horas de perorata -después de los insultos, las amenazas, la interminable ristra de “culpas de otros” y las conspiraciones- todo se resume en una frase: “Dios proveerá”, que dijo Maduro cuando confesó el fracaso de su gira OPEP admitiendo que “el petróleo a 100 dólares no volverá”. 

¿Era eso en lo que pensaba cuando la célebre cursi foto en Argelia?.

Es una desgracia para todos, para Venezuela, que siga la inacción, la indecisión y la falta de medidas. Prisioneros de sus mitos “ideológicos”, de sus conflictos por el control del poder, de los intereses de la corrupción y los “negocios”, solo alargan mas la crisis. 

El asunto es que el tiempo juega en contra del país y del pueblo. Ya van demasiados meses de indecisión y “no hacer nada” para un gobierno que ha destruido sistemáticamente “lo productivo venezolano” y ni siquiera tenían un “fondo de reserva” como colchón para soportar la crisis.

No hay que olvidar cuales son los problemas de fondo de la crisis, que a su vez son los que han ocasionado la terrible escasez, las colas, la enorme inflación, el desempleo disfrazado y el abierto. 

1.- La producción nacional industrial y agroalimentaria está destrozada y se ha reducido dramáticamente. Ya sabemos: el emporio industrial de Guayana (acero, aluminio en todas sus formas) no llega al 25% de lo que solía ser. O sea, ¡75% menos! en promedio. Es la “guerra económica” de la “revolución” contra el país. Dependemos de las importaciones para el café, el azúcar, la leche, el pollo, la carne, los artículos del hogar, etc. No hay casi cemento ni cabillas. Todo lo estatizado está destrozado y hasta en ruinas. La industria privada que sobrevive, ahogada en hostigamiento y sin insumos. 

La “revolución” acabó con “lo productivo venezolano” y desde hace un tiempo casi todo hay que importarlo.

2.- Dependemos del rentismo petrolero en 96%, como nunca antes, peor que jamás, agravando lo de antes que era entre 60% y 70%. 

3.- La deuda externa y la hipoteca es tan enorme que ya suma mas de 250 mil millones de dólares y cada vez es mas difícil cumplir con los pagos. Mucho menos se consigue nadie que preste mas. 

¿Vieron que Maduro no dijo nada de haber logrado préstamos? 

O sea que era cierto que regresó “con las manos vacías”. Con China hay que pagar con petróleo, es decir, dólares futuros que no van a ingresar. Está hipotecado el petróleo y el país. 

4.- No hay suficientes dólares para seguir importando alimentos, medicinas, insumos, repuestos. Porque para colmo, como sabemos, el precio del barril petrolero perdió casi 60 dólares. 

5.- El déficit en bolívares del presupuesto nacional es enorme. El gobierno medio tapa el desastre mandando a imprimir billetes en la imprenta de Maracay, sin que tales “bolívares” tengan ningún sustento en producción y por eso es dinero vacío, gasolina para la inflación. 

Billetes “de monopolio”. Valen cada vez menos.

¿Qué “anunció” Maduro para enfrentar ese desastre?. 

Salvo invocar a Dios para que “provea”, casi nada. 

¿Dijo algo de “la regaladera” o de la supresión de las compras inútiles de máquinas de guerra?. 

¿De donde saldrán los dólares para garantizar los insumos que requiere la industria nacional para recuperar su producción? 

¿Señalaron algunas medidas serias y creíbles que garanticen el ingreso de inversiones nacionales y extranjeras para reconstruir la destrozada producción nacional?. 

¿Dijo algo del cambio profundo para salir del “modelo” ruinoso y destructivo del “estatismo salvaje?. 

¡Ni siquiera se atrevieron a fijar una banda única de cambio, liquidando la perversión corrupta del actual modelo de control de cambio!.

¿Megadevaluación encubierta?. 

Anunció algo difuso acerca de un “nuevo sistema cambiario” que incluiría un “nuevo” Sicad y una no explicada “bolsa” para una especie de cambio libre. 

¿De ese mecanismo de megadevaluación obtendrá el gobierno los dólares? 

Seguirá la corrupción “ de los enchufados” con el 6.30. 

¿Acaso esa nueva mega devaluación pero disfrazada, será a “cuenta gotas” y que la vayan anunciando funcionarios de segundo nivel?. Veremos. 

Volvió a mencionar la frase “moneda convertible” sin explicarla. ¿Es sencillamente otro de sus errores al hablar o es un plan como el CUC cubano y no se atreve a decirlo?. 

Esta vez dijo que si aumentarán la gasolina “mas adelante”. Es una forma de obtener mas bolívares, pero… ¿para que siga el raspado de olla de la corrupción roja por la falta de transparencia y controles?

Lo que si anunció Maduro fue una lista de supuestas y dudosas “obras y gastos” en vivienda, programas sociales e infraestructura que nunca dijo como se van a financiar dado el inmenso “mono” de déficit fiscal. Pareció que era “discurso para mantener las ilusiones” o, peor aún, seguirán imprimiendo “billetes de monopolio” para desatar mas inflación.

Desastre social. Mucho aguaje sobre “programas sociales” pero sin empresas en vigor productivo no hay empleo verdadero que es el único “programa social” duradero y estable para salir de la pobreza. Y en un país de casi 70% de inflación, anuncia un aumento de 15% en el salario mínimo.

Impactante el comentario que colocó anoche mismo el ex ministro del Mibam, economista, Víctor Álvarez: “¡Otra vez jugamos como nunca y perdimos como siempre!. ¡Otra vez escuchamos como nunca y no oímos nada, como siempre!” Y agregó: “Sigue la inacción. Mentira es la verdad cuando la decisión correcta se toma muy tarde: se acaba el tiempo para corregir distorsiones económicas”. 

Álvarez había presentado previamente un listado de propuestas sobre medidas económicas que recomiendo leer en su cuenta tuiter, en su blog y en algunos portales digitales. Al parecer hizo llegar esa lista y varios escritos previos al alto gobierno pero…

Comentarios en twitter. 

1.- @fanzinero “El discurso está en sintonía con la imagen reflejada frente el mar de Argelia, “donde cayeron todos los imperios”” 

2.- @Miguel_Pizarro “Quien controla las divisas? ¿Quien controla las importaciones? ¿Quien es el principal patrono? El gobierno! #NicolasNiColasNiCuentos. 

3.- @Ewalds6 “Todos los programas sociales que se anuncian son en bolívares de la rotativa de Maracay. La corrupción es en dólares”. 

4.- @lexysrendon “Epitafio de la revolución bolivariana: Dios Proveerá”. 

5.- @sergioantillano “Cuando alguien está desahuciado por los médicos, a Dios se aferra. Saquen conclusiones…”. 

6.- @amoleiro “No, Maduro: “todos no somos responsables”. Ustedes son los responsables”. 

7.- @delsasolorzano “Hace 1 año solicitamos a la Fiscalía General abrir investigación penal por ROBO de $25 mil millones de CADIVI y Nicolás nada #MentiraYCuento”. 

8.- @dapy_ “¡No volverán, no volverán!” gritan diputados oficialistas. Se refieren quizás a la Harina de maíz, la leche en polvo, la azúcar, la cosa…”. 

9.- @JulioBorges “¿Cómo es que somos el único país del mundo en “Guerra Económica”? ¿Por qué no la hay en Bolivia o Ecuador por ejm? #NicolasNIcolasNIcuentos”. 

10.- @_Provea “Presidente Maduro insiste en discurso de la confrontación sin reconocer errores cometidos y sin ofrecer posibilidades de rectificación”. 

11.- @CelinaCarquez “Maduro: un obrero gana 27,5$ en Venezuela. En Bolivia el salario mínimo es de 175$. ¿el salario más alto de dónde? #MentiraYCuento” 

12.- @MariaCorinaYA “Le entregaron la soberanía al régimen cubano y apenas se quedaron sin plata, éste los abandonó…”. 

13.- @Dayidayi “Ganó el ala del chavismo que pedía un regreso similar al del $ permuta. Quedaron por fuera los que pedían unificación cambiaria”.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Tus comentarios, buenos o malos, siempre serán bien recibidos, mientras sean bien intencionados. Me reservo el derecho de suprimirlos cuando así lo crea necesario, bien sea por cuestiones legales, porque ofendan nuestro lenguaje o por simple sentido común.