La hora actual es:

Translate

viernes, agosto 22, 2014

No todo el que te saca del excremento es tu amigo - Arturo Neimanis


No todo el que te saca del excremento es tu amigo
Por: Arturo Neimanis

Un día, ya a mediados de enero, un pequeño pájaro, abandonado en su nido en lo alto de una arboleda, desesperado ya por el hambre, se asomó a ver el mundo, vestido todo de blanco tras las primeras nevadas.

Tan desafortunada avecita, excedida en su curiosidad, se inclinó tanto para observar que perdió el equilibrio y de lo alto del árbol se desplomó a la tierra, sólo salvó la vida porque se hundió sobre la blanda nieve, sin embargo, a los pocos minutos, el intenso frio amenazaba con concluir lo que su caída no había podido lograr.

Estando en tan precaria situación, una vaca que venía pasando por el camino, casi le aplasta entre sus patas, escabulléndose por un pelo y a punto de sentirse a salvo, un ruido sordo se dejó oír, ¡ploof!, y he allí al pequeño pájaro, todo bañado en mierda por cortesía de un rumiante miope y bastante poco educado.

A punto de lamentarse por tan mala suerte, entró en la comprensión que el intenso frio había sido relegado a un lado por la suave tibiez del excremento vacuno, después de todo, no era tan malo, todo tiene un lado bueno al fin y al cabo.

Feliz estaba allí, en su cálido refugio, pero de pronto, un niño que se acercaba le vio en su predicamento y apiadándose de él, lo saco de donde estaba, le limpio con cuidado y esmero y después de muchos esfuerzos volvió a colocarlo en su nido.

Un ave de rapiña, que desde hacía rato contemplaba la escena, aprovechando el momento, en veloz vuelo de picada, tomo a la desprevenida ave y la convirtió en su desayuno.

La moraleja de esta historia es que no todo el que te hunde en la mierda es tu enemigo, y no todo el que te saca de ella te está haciendo un bien.

Cuando era niño le oí una vez a mi padre contar esta historia, recuerdo a su vez de su niñez. Como tantas cosas buenas en esta vida, aun continua vigente y su enseñanza cada día cobra más validez.


Arturo Neimanis

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Tus comentarios, buenos o malos, siempre serán bien recibidos, mientras sean bien intencionados. Me reservo el derecho de suprimirlos cuando así lo crea necesario, bien sea por cuestiones legales, porque ofendan nuestro lenguaje o por simple sentido común.