La hora actual es:

Translate

sábado, julio 26, 2014

Cualquier semejanza, es pura coincidencia


Cualquier semejanza, es pura coincidencia
julio 26, 2014
El día de la posesión de un nuevo gerente, su antecesor en la empresa, ya a punto de marcharse, lo llamo aparte y le dijo: "Voy a entregarle estas tres cartas cerradas. Cuando se vea enfrentado a una crisis importante, abra la primera carta. En la siguiente crisis significativa, abra la segunda. Y deja la tercera carta para una crisis trascendental".

Ocurrió entonces una crisis y el Gerente acudió presuroso a leer la primera carta, que decía: "Échale la culpa a tu antecesor, o sea, a mi".

Más adelante, agotados los argumentos para culpar al que estaba antes que el, y viendo que las cosas iban de mal en peor, abrió la segunda carta y leyó lo siguiente: "cámbialo todo".

En efecto, cambió absolutamente todo.

Como las cosas tampoco mejoraron, porque tan sólo cambió el nombre de las cosas, abrió la tercera carta, La cual decía: "Es hora que empieces a escribir tus tres cartas"...

(No recuerdo donde lo leí ni quién lo escribió, pero sigue teniendo vigencia, lo transcribí tal como lo recuerdo).

Arturo Neimanis.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Tus comentarios, buenos o malos, siempre serán bien recibidos, mientras sean bien intencionados. Me reservo el derecho de suprimirlos cuando así lo crea necesario, bien sea por cuestiones legales, porque ofendan nuestro lenguaje o por simple sentido común.