La hora actual es:

Translate

viernes, julio 25, 2014

Misión Rancho - Arturo Neimanis


Misión Rancho
Por: Arturo Neimanis

En Venezuela, un rancho es una edificación improvisada, generalmente mal construida o que no cumple con estándares básicos de habitabilidad y arquitectura de viviendas. Generalmente elaborada con materiales de ínfima calidad como zinc o cartón-piedra. Con el devenir del tiempo se ha acuñado la frase “con el rancho en la cabeza” para designar a aquellas personas que con su comportamiento o por su conformismo ante los problemas que le rodean, contribuyen a que nuestra sociedad no salga del estancamiento en el cual se encuentra.

Hace más tiempo del que quiero acordarme leí una novela de la trilogía de la Fundación de Isaac Asimov, escritor ruso nacionalizado Estadounidense, en la que había un personaje, “El Mulo”, que gracias a sus poderes mentales lograba conquistar el imperio galáctico casi que sin luchar. He llegado a creer que el mulo que nos tocó en mala hora que nos arreara, durante más de quince nefastos años, bien podría haber tenido semejantes poderes. No me cabe más explicación para la forma en que, como borregos, nos trajo a este matadero sin que ofreciéramos la mínima resistencia. 

El rancho en la cabeza dirán algunos.

¿Favorece esta condición mental a alguien en particular?, ¡Por supuesto que sí!, a esos, precisamente a esos en los que está pensando amigo lector, les favorece ampliamente que cada día haya más venezolanos así. Tanto, que he llegado a pensar que, aunque no haya sido anunciada oficialmente, debe existir una Misión Rancho. Su principal objetivo: cambiar cuanta cabeza pensante encuentre en el territorio nacional por un flamante rancho bolivariano.

Sólo así es posible concebir que en medio de la debacle que nos está tocando vivir en esta, la otrora Patria de Bolívar, porque ahora es de los chinos, aun sean tan numerosos los seguidores de tan infame desgobierno que, sin estar recibiendo ninguna compensación a cambio (léase puesto ministerial con viáticos incluidos, acceso a algún puesto directivo en alguno de los numerosos carteles creados para su usufructo, una embajadita o por lo menos un consulado, pero que no sea en Aruba, etc.) continúan alabando las bondades del rimbombante socialismo del siglo XXI.

No hay otra explicación plausible para justificar que este pueblo aguerrido, al que no le tembló el pulso para impedir los primeros intentos de colonización del sátrapa cubano por allá por los años sesenta, ahora se encuentre sumisamente subyugado por él. Y sin disparar ni un solo tiro.

Cuando vemos esas largas colas de personas esperando por la limosna gubernamental que les permita por un día más no morir de hambre, con los brazos marcados como el ganado que han llegado a ser, cuando un poco más allá se repite la escena para comprar la bombona de gas para cocinar la dádiva del día (en un país petrolero, escasez de gas, fin de mundo como diría la abuela), entre una y otra cola un grupo de malvivientes esperando para quitarles lo poco que puedan tener. Cuando vemos todo esto, en realidad estamos contemplando la exitosa gestión de la Misión Ranchificadora emprendida por el gobierno nacional.

¡Patria, Socialismo y Rancho!, de rodillas te queremos. 

Adelante, ¡hasta la derrota siempre!



No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Tus comentarios, buenos o malos, siempre serán bien recibidos, mientras sean bien intencionados. Me reservo el derecho de suprimirlos cuando así lo crea necesario, bien sea por cuestiones legales, porque ofendan nuestro lenguaje o por simple sentido común.