La hora actual es:

Translate

lunes, julio 28, 2014

Sombras del paraíso - Arturo Neimanis - CAPITULO XXX: Prisionero de las sombras


Sombras del paraíso
Arturo Neimanis
CAPITULO XXX: Prisionero de las sombras
Julio 28, 2014

CAPITULO XXX
Prisionero de las sombras

“Todo el mundo es una luna, que tiene un lado oscuro, que nunca le muestra a nadie” (Mark Twain)

Lo primero que sentí al despertar fue miedo, un terrible miedo, lo segundo, una aun mayor vergüenza por sentirlo. Todo era obscuridad, no me atrevía siquiera a abrir los ojos porque en verdad temía poder ver a través de aquellas tinieblas, tenía miedo de ver frente a frente las fuentes de mis temores.

Todos mis sentidos estaban embotados, me costaba incluso el sólo hecho de pensar. Estar vivo escapaba de mi comprensión. ¿Por qué no estaba muerto?, ¿por qué las sombras me permitían seguir con vida?

Debí hacerle caso a Assabin, no debí venir aquí, aun no era el momento, no estaba preparado para enfrentarles, al menos no tantas a la vez.

Cuando llegué a ella, una vez superado el asombro que sus palabras produjeron en mí, comencé un acelerado proceso de adquisición de conocimientos sólo comparable a los que ya había acumulado a lo largo de mi vida después de la muerte.

Con su bella voz, su increíble paciencia y varios años de esfuerzo, me hizo adentrarme en los arcanos conocimientos que consolidaron la sinfonía entre el bien y el mal en la que nos hayamos sumergidos en este momento de la historia de la humanidad.

Entendí como fue que mi instinto me hizo tomar decisiones a lo largo de todos estos años que, pensaba yo, eran producto de mi perspicacia, como aquella vez en 1453 cuando deliberadamente deje abierta una simple puerta en Constantinopla que le permitió a las fuerzas enemigas tomar la ciudad, ¡ah pobre tonto!, yo creyendo en mi intuición cuando esta no es más que una ilusión.

Me dio respuestas incluso a pensamientos fugaces que en su momento yo interpreté como simples llamaradas de mi buen humor, como cuando pensé en cuál era la necesidad de ir a la iglesia si se supone que dios está en todas partes.

Lo que cuenta en la vida, ahora lo sé bien, aunque creo que ese conocimiento siempre me ha acompañado, no es el sólo hecho de haber vivido, es nuestro paso por ella lo que en realidad vale, los cambios que logramos hacer en las vidas de los demás, eso y sólo eso es lo que le da significado a la nuestra.

Llevo mucho tiempo esperando por ti, la hora de nuestro encuentro estaba marcada por el momento de tu primer tropiezo con la verdadera muerte. Nadie podía ayudarte, ese era un camino que tenías que recorrer tu solo, realmente el desenlace de ese encontronazo no lo podía predecir nadie, ninguno de nosotros lo sabía” me dijo Assabin el día que nos conocimos.

Yo apenas atiné a responderle un balbuceante ¿Nosotros?...
No, no hay lugar a preguntas, al menos no ahora” me contestó. “Es momento de enseñarte, para eso he esperado, es mucho lo que debes aprender, ahórrate las preguntas, por ahora no hay respuestas”.

Confieso que de entrada no entendí el porqué de tanto hermetismo, sin embargo, a medida que transcurrió el tiempo, comprendí que no podía darme respuestas porque era tanta mi ignorancia que ni siquiera estaba en capacidad de plantear las preguntas correctas.

No lo vi venir. Enfrascado en comprender la simbología oculta detrás de las figuras míticas, dragones y serpientes diseminados a través de todas las culturas humanas que han plagado la historia. La extrema preocupación de todas las primeras sociedades con respecto a la imagen celestial, algo que comprendí era producto de un fenómeno de alcance mundial perdido en el amanecer de la vida. El conocimiento no fue fácil de desentrañar en la actualidad pero no estaba del todo perdido.

Las culturas antiguas, por todo el mundo, compartieron una visión cósmica simple. Nunca debimos permitir que nuestros fragmentados conocimientos de los hechos nos cegaran en nuestro intento de recapturar esa visión.

Los dioses y diosas primigenios mostraban apariencia humanoide y protegían al hombre de los monstruos, ahora, esos mismos monstruos son los que amenazan con destruir la esencia del ser humano, solo que, ya no hay dioses y diosas para protegernos, yo pensaba que estábamos solos en esta desigual batalla.


Mi incapacidad para preguntar se había convertido en una malhadada impaciencia para esperar el momento exacto en el que debía actuar, producto de eso es que estoy acá ahora, solo, aterrorizado, en medio de las tinieblas esperando no sé, ¿ser ejecutado tal vez?, prisionero de aquellos a los que desde el principio he llamado demonios y, ¡oh cielos!, realmente lo son.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Tus comentarios, buenos o malos, siempre serán bien recibidos, mientras sean bien intencionados. Me reservo el derecho de suprimirlos cuando así lo crea necesario, bien sea por cuestiones legales, porque ofendan nuestro lenguaje o por simple sentido común.